La influencia de la astronomía en el hombre | | Astroaspe

La influencia de la astronomía en el hombre

Desde las épocas primitivas surgen cuestiones sobre lo que hay más allá del cielo.

Aquello que los primeros hombres que habitaron el mundo, veían sobre sus cuerpos, luego de un tiempo empezó a ser el punto de partida de muchas preguntas.

En un principio el interés de estos individuos primitivos fue la adaptación y búsqueda de alimentos para su supervivencia. Pasando la etapa de recolección de frutos, semillas y plantas para su consumo, llega el tiempo en el que se plantea cazar desde pequeños a grandes animales que le superaran en tamaño, pues comenzaba el momento en el que pasaban de ser individuos nómadas, a ser sedentarios, ya que al dejar de pensar sólo en su supervivencia, su interés se centró en procurar el bien colectivo al dar el gran paso de formar pequeñas comunidades.

La incertidumbre que surge por querer saber factores como los períodos de duración de la vida del ser humano, hará que desarrolle a su vez herramientas que le ayudarán a determinar los ciclos de abundancia de la recolección y la caza, así como a los cambios climáticos en donde se veían vulnerados por el invierno y la sequía.

Con los cambios en su alimentación por factores como el despoblamiento animal, llega la necesidad de valerse del uso de las tierras como medio de supervivencia. Implementando técnicas agricultoras que desde luego, serían complementadas con el conocimiento de la incidencia de los astros sobre la tierra.

Siendo las cosechas otro factor que ameritaba un seguimiento, pensaron que a raíz de la llegada de la época de lluvias que favorecía en gran medida los cultivos, había algo que se encontraba fuera de su alcance, y que sus conocimientos primitivos derivados de sus observaciones no podrían explicar, pero que detrás de la inmensidad del firmamento habría una explicación a lo sucedido.

Se creía en primera instancia que en él habitaban poderosos seres, que ejercían sus mágicas influencias sobre el mundo. Demostrando sus poderes a través de maldiciones o bendiciones, otorgando sequías, ruina y muerte; o fertilidad en las cosechas, abundancia de comida y lluvias, respectivamente.

Usos de la astronomía en algunas civilizaciones antiguas.

Muchas fueron las civilizaciones que explicaron el cosmos de manera religiosa. Tal como fue el caso de los griegos, quienes utilizaban relatos enfocados en la belleza y la poesía para este fin. Luego se dieron cuenta que se trataba de algo absurdo, apelando a la lógica para darle una explicación a lo que pasaba más allá de la bóveda celeste, y fue así que a través de la observación y la razón, sería visto por medio de una mirada más crítica el universo.

 

Hacían un estudio meramente matemático para explicar el universo, partiendo de la majestuosidad y perfección de éste, se valdrían de la matemática como arma perfecta para develar lo oculto, simultáneamente complementando esta explicación con alguna relación filosófica.

Utilizaron a los astros como medición del tiempo partiendo de lógicas planetarias, adoptando los conceptos de redondez de la tierra, la predicción de una órbita de la luna, así como comportamientos de Venus, de la cual se pensaba que tenía una naturaleza de estrella.

En China los primeros usos de la astronomía fueron con fines esotéricos para predecir los futuros acontecimientos del reinado de cada dinastía, por la observación de los planetas. Sin embargo principalmente se enfocaban en la organización de los días en un calendario que dependía del comportamiento del sol y la luna.

Por otro lado los Egipcios desde sus inicios dividieron el año en 360 días y 3 estaciones que totalizaban 12 meses, cada uno con 30 días; agregando periódicamente 5 días para solventar los problemas de desfase entre la luna y el sol. En otros aspectos, fue tan avanzada la práctica de esta disciplina que influyó en la construcción de sus pirámides pues, sus caras se orientan a los 4 puntos cardinales, y los palacios se erigieron apuntando constelaciones específicas.

El nuevo mundo sin embargo, no escapa del uso de esta disciplina, puesto que a raíz de los viajes de descubrimiento se encontraron a su paso con los impresionantes adelantos en la materia.   Los Mayas desarrollaron su propio calendario solar, estudiaron los comportamientos tanto del Sol y la Luna como de Mercurio, Júpiter, Saturno, Venus y Marte. Tenían un calendario Lunar que destinaba las cosechas. Una cuenta larga y una corta que medía los meses, el año y las eras. Conocían con anticipación la ocurrencia de los eclipses pues poseían fórmulas para predecirlos en monumentos de piedras. Su pasión por los astros para estudiar la influencia que poseían sobre el mundo, también les llevó a desarrollar un Zodiaco basado en la eclíptica.`